Muriendo de amor…. ¡por el vino! una nueva nota de @FlorSommelier

Tuvimos la gran oportunidad de charlar en exclusiva con el hacedor principal del nuevo proyecto enológico que va a dar que hablar en Mendoza y Argentina. ¡Una charla sin desperdicios!

 

El creador y su obra

Morir-se de amor se llama esta nueva propuesta de un casi licenciado en turismo apasionado por el vino, Omar Araujo. Como él mismo nos cuenta, siempre de alguna u otra manera estuvo en contacto con el mundo del vino, hasta que hace poco se decidió a hacer su propio caldo, con su sello personal. Y en el camino logró encontrar personas que sumaron y ayudaron a que este proyecto sea lo que hoy vemos. En definitiva, el resultado trata de una partida limitadísima de 2000 botellas, blend de malbec, merlot y cabernet sauvignon, con un paso por roble de 18 meses. Tiene el ADN de Bodega Atamisque (lugar donde vinificaron) y la garantía de calidad con la que ellos trabajan.

Omar nos va adelantando parte del grupo que compone a Morir-se de Amor: Gachi Dominguez, quien estuvo a cargo de la imagen final; y Adrián Vargas, el enólogo elegido para dar forma vínica al proyecto. En el caso de Gachi, nos cuenta que tuvo mucha libertad para crear tanto el nombre como la etiqueta del vino, Omar siempre resalta su gran faceta artística y su profesionalismo ante todo, viviendo el proyecto como propio desde el minuto 0. Gachi también aclara que los une una amistad de años, que le facilitó “el saber cómo” encarar el proceso creativo.




El porqué del nombre – Opinión de su diseñadora


“Conceptualmente el nombre es un juego de palabras y hasta metafórico, que popularmente usamos cotidianamente para referirnos a las cosas que nos “encantan” (de encantamiento ), definitivamente no habla de ese morirse de amor romántico, que sufre, pero sí , por qué no Morirse de amor por un vino???!!!, y desde allí contar una mini “Crónica de una muerte tinta”: de gusto, de placer, en donde todos los sentidos se exaltan, y decís…guauu, muero de amor por este vino!” nos comenta Omar, “Lo genial fue sucediendo a medida que algunas botellas llegaban a algunos ojos, y paladares, los consumidores se reconocían en alguna de las frases que llevan esta etiqueta, (que no las digo, para que las lean directamente de la misma) provocando casi automáticamente la charla, algún recuerdo, la identificación, la risa. Misión cumplida, el feedback entre ellos y el vino se logró.” Concluye antes que empiece el ping-pong de preguntas y respuestas.

1. Primero que todo, viendo que has estado en contacto con el vino: ¿de dónde concretamente surgió la idea de hacer Morir-se de amor?

Es producto de un recorrido. Un cúmulo de circunstancias y esta vez se dieron las condiciones generales. Estando en Rojos y Elegantes (una vinoteca que se ubicada en la 5° sección, ideada por Adriana Castro, donde Omar trabajó muchos años) fue el primer indicio. Después mi otro trabajo en contacto con bodegas y gente del sector me acerco más. Y por sobre todas las cosas disfrute mucho el trato con el consumidor mientras estuve en Rojos. Y un día me decidí y empecé.


2. ¿Qué te llevó a hacer un vino distinto?
Quise desarrollar un vino para un público que venía tomando vino. Y el trato con el consumidor me sirvió mucho. La idea era innovar. Estamos en un lugar privilegiado donde hay mucho y bueno. El piso es alto. Allí empieza a jugar el tema de las auto exigencias.


3. ¿Por qué un corte y no un 100% varietal?

Bueno, en principio buscamos un producto diferente en el sentido amplio. El mercado está plagado de excelentes varietales al 100%. También el consumidor está en búsqueda de novedades, jugar con nuevas propuestas, era una certeza lograr algo distintivo. Hay que tener en cuenta que el aporte de los otros varietales llegan a un 15%. Es un Malbec con influencias de Cabernet Sauvignon y Merlot, explicado y comunicado en la contra etiqueta. El proyecto tiene la particularidad de que no tiene detrás un sustento de grandes capitales y la política es de diferenciación. Imposible jugar con los actores que hay en escena si hacíamos algo igual o parecido a lo existente. Que además están consolidados y son muy buenos


4. Los componentes que elegiste (malbec – cabernet sauvignon – merlot) ¿fueron tu primera elección? ¿O fue una decisión que maduró y cambió con el tiempo?

Uno arranca con una idea y a medida que avanzas es imposible no mutar. Cuando te sentás frente a las muestras es difícil, son todas muy buenas. Los varietales los definimos al inicio. Fuimos buscando hasta llegar a lo que más nos gustó.

5. ¿Nos explicás el porqué del nombre?

Gachi apareció con un listado. Me encanta porque está totalmente des prejuiciada jajaja. Hice un primer corte y quedó Morir-se de Amor. Me mató la ambigüedad con la que podíamos jugar. La idea era evitar romanticismo y espacios comunes, y salimos para el lado más directo. Como cuando le hablas al vino. Gachi seleccionó frases que son cotidianas y me encantó. Es una crónica de una muerte, un amor roto, como el que todos tenemos. Por eso morirse va separado y la gráfica tiene un corte en amor. Porque es una marca que te dejó





6. ¿A qué público apunta tu vino?

Está pensado para los que disfrutan de un buen vino y están buscando algo diferente. Aquellos consumidores que vienen con un recorrido y hablan del vino mientras lo toman. Tiene una historia que en algún momento nos involucra o con la que nos sentimos 
identificados.


7. ¿Qué sensaciones o experiencias esperas que los consumidores de tu vino sientan?

Nunca me imaginé lo gratificante que podían ser los comentarios. Las primeras respuestas son increíbles. Se enganchan y te dicen algo motivante. En lo personal que me digan que les encantó y sacar una sonrisa es genial y si deja una impronta me muero…jaja. Que se diviertan y guarden momentos memorables…y muchas cosas más pero estoy siendo muy pretencioso.
8. A tu criterio: ¿es vino para disfrutar desde el momento 0, o de esos que necesitas dos botellas mínimo (de los que la autora de la nota llama: de alta drinkhabilidad)?

Para mí se disfruta desde el momento que alguien dice juntada vínica y empezaste a pensar con que sorprendes a tus amigos.

Omar Araujo y nuestra Asesora
Florencia Gonzalez

9. ¿Está en tus planes próximos expandir la línea, capaz hacer varietales o blancos?
Es la realización de un sueño. ..como un hijo y por ahora hay que cuidarlo mucho. Que crezca sano, el tiempo dirá cómo seguimos. Lo bueno está por venir.

10. Por ahora nos comentaste que estás vinificando en Bodega Atamisque, además de su sello de calidad, ¿aporta algo más a Morir-se de amor?
Es un proyecto absolutamente independiente. Encontré en ellos valores en extinción. Mis palabras son de un profundo agradecimiento hacia ellos. Cómo dijiste son la garantía de un vino de calidad. Es un vino que ellos hicieron expresamente para este desarrollo no hay más que 1900 botellas aproximadamente.


11. Sin contar tus años de amistad, ¿qué te llevó a inclinarte por profesionales de la talla de Gachi Dominguez (diseño gráfico) y Adrián Vargas (enólogo)?
El perfil bajo, la calidad humana y el resultado de sus trabajos, sin contar el mío por supuesto. A morirse me refería. Fueron determinantes y les tengo un profundo respeto, cariño y agradecimiento.

12. ¿Desde hace cuántos años, aproximadamente, venías gestando esta idea?
Los primeros indicios de la época de Rojos y Elegantes. Teníamos equipo con Adriana Castro, Luis Mantegini y Noelia Martinez Sosa…pero yo no estaba listo. Pero como te dije antes uno debe y necesita mutar hasta encontrar la oportunidad y las condiciones. Se gestó después pero hay una parte de ellos a través de sus enseñanzas.

13. ¿Qué cambios le harías al proyecto, si es que lo crees necesario?
Estamos dando los primeros pasos y vamos a ir revisando. Seguro que tendremos errores aunque espero que no sean graves. Para mí es un proyecto bisagra: un antes y un después. Lo vivo de manera muy intensa. Le pongo mucho de todo y amor en cantidad.

14. Con respecto a la situación actual: ¿buscas llegar a mercados demandantes como Buenos Aires?
Estoy feliz y me abrí que no lo puedo creer. Soy un tupper. La venta es directa en una primera etapa. Trataremos de elegir bien dónde aunque ya algunas botellas están viajando. Tengo clientes en distintos lugares que ni me imaginaba. Pero son clientes de amigos de amigos, muy valiosos para esta etapa. Es muy linda experiencia…

15. ¿Algo más que te gustaría agregar a los lectores de “Taninos Argentinos” y futuros consumidores de Morir-se de Amor?
Que estoy privilegiando el trato directo, por el feedback. Y me encanta ese intercambio. Creo que para el cliente de Morir-sé también es una experiencia atractiva. Sin vanidad. La dimensión del proyecto Lo permite y quisiera sostenerlo en el tiempo.

Agradecemos enormemente la predisposición de Omar Araujo. A continuación les dejamos algunos datos para contactarlos (NOTA: encontramos muy llamativo el detalle de que todos estos datos personales se encuentran en la contra de la etiqueta, lo que nos demuestra la simplicidad y el alcance que quieren tener, muy destacable)







DATOS DE CONTACTO:

E-mail: comercial@morirsedeamor.com
Facebook: facebook.com/MorirseDeAmor
Twitter: @MorirseDeAmor
Omar Araujo, Rodrigo Píriz, Matias Berrondo, Javier Paez, Alejandro Di Domenico, Emilie Gi, Pablo Sala, Federico Diaz y Florencia

 

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s