Bienbebidos 10

el

El vino rosado es un vino tinto con poca maceración. El vino tinto tiene ese color porque se maceran los hollejos de las uvas negras, que contienen el “colorante”, junto con el jugo de las mismas. De esa manera el jugo, amarillento, se “tiñe”. Ahora bien, si la maceración dura veinte días el color será intenso (vino tinto), si es de un día, apenas tenue, dando como resultado un vino rosado.


 La expresión “vino de una sola noche (o un solo día)” que aparece en algunas etiquetas no alude a una transitoria relación amorosa, sino al tiempo que han pasado macerándose los jugos.


Este es el único vino rosado auténtico. La mezcla de blanco y tinto, que existe para bien o para mal, según el resultado del caso, dará otro vino que, de ninguna manera, puede llamarse “vino rosado”. Por ejemplo, el Champagne rosado es fruto de un corte, es decir que a la base de blanco Chardonnay se la colorea con el agregado de tinto Pinot Noir o Pinot Meunier. Este procedimiento, que debiera ser una exclusividad de dicho vino, es utilizado lamentablemente en otros.
Las tonalidades del vino rosado son muchas y sutiles. Dependen de la variedad de la uva, el tiempo de maceración y los deseos del elaborador. Van desde el sonrosado (blush, de creación californiana) hasta un color guinda brillante, pasando por diversos tonos de salmón y rosados propiamente dichos. Es interesante destacar que el nombre francés, rosé, se ha generalizando bastante en todo el mundo. También suele agregarse el nombre del cepaje utilizado, rosado o rosé de Cabernet, Malbec, Merlot. Eso no impide que existan variantes sugerentes, como “ojo de perdiz” o “sangrado”. El rosado es un color atractivo para un vino atractivo.
No podemos negar que el rosado es un vino “difícil”, porque está lleno de sutilezas en el aroma, el sabor, el color. No es de fuerte intensidad en ninguno de dichos aspectos, sino que cada uno debe ser apreciado básicamente por sus matices. Los vinos rosados son muy sensibles a la compañía, que tienen al momento de tomarlos. No es lo mismo una parrillada que un plato de tallarines con salsa de tomates. Con la primera carecerá de presencia, pero con la segunda irán muy bien. Pruébelos como aperitivo, con arroz, con pollo o mariscos, con pastas con salsas de tomates, o con vegetales.
Algunos consumidores estiman que los vinos rosados deben tomarse ligeramente refrescados, es decir, con un paso por la heladera o el balde de hielo. No creemos que eso sea válido en todos los casos: para un blush, sobre todo si es algo dulzón, funcionará bien, pero no tanto para otro basado en cepajes como Cabernet Sauvignon o Malbec.
Como referencia, su temperatura debe ser inferior a la de un vino tinto (16/18º) y superior a la de un blanco (8/10º).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s